lunes, 19 de abril de 2010

LOS MISTERIOS DE LA CRUZ DE CARAVACA.


En la noche del 30 al 31 de marzo de 1939, en el puerto de Alicante, mientras la Segunda República se hundía a su alrededor, el comandante del Ejército Republicano Benavides Fuster le contaba a su hija Moneta la rara historia de una cruz rodeada de misterios y leyendas. Antes que comandante, Fuster había sido inspector de policía y había investigado la desaparición de la Cruz de Caravaca en una noche de Carnaval de 1934. Se había acusado del robo a los masones que ocupaban entonces el Ayuntamiento, al Arcipreste del pueblo, al capellán del Santuario, a un extranjero que viajaba en una moto de gran cilindrada... Nunca se supo quién fue el ladrón y hoy día el misterio pervive y la Cruz sigue ausente. Fuster sabía que iba a morir en cuanto fuera identificado por los falangistas que aguardaban a la entrada del puerto, donde miles de desesperados esperaban en vano los barcos del exilio. La investiagación del robo le había obsesionado durante años, sobre todo, después de la misteriosa muerte del encargado de la traducción de unos antiguos manuscritos del siglo XIII; y el resultado de sus pesquisas no podía desaparecer con él. Por eso relató a su hija la historia de un caballero templario anónimo que fue quien tomó posesión de una alcazaba musulmana en la frontera del Reino de Granada en nombre del príncipe Alfonso de Castilla, y dejó en ella la cruz cimera de su estandarte. En el envés del Lignum Crucis que guardaba en su interior estaba el secreto de su origen legendario y los motivos de su futura desaparición. El castillo se llamaba Ksar al Kravak y el nombre del caballero es desconocido. Moneta sería la depositaria de estos secretos hasta que hubiera de nuevo democracia en España y pudiera encontrar un escritor que los diera a conocer. Y ese escritor fuí yo.

Este es, a grandes rasgos, el argumento de mi última novela "La Cruz Ausente" que acaba de publicarme Editorial ECU y que muy pronto estará en las librerías.

De momento voy a firmar este libro, junto a la segunda edición de mi "25 de Mayo. La tragedia olvidada", el próximo viernes día 23 de abril de 2010, de 12 a 14 horas, en el Corte Inglés de Alicante. El sábado, día 24, de 10 a 12 horas, en la librería Teorema, C/Notario Salvador Montesinos,3, de San Juan. Y el mismo día, de 12,30 a 14 horas, en la Plaza del Mercado (futura Plaza del 25 de Mayo).

La presentación oficial en Alicante será en la Sede de la Universidad, Av. Ramón y Cajal,3, el día 16 de junio a las 20,15 horas. Me acompañará mi querido amigo caravaqueño Gregorio López Piñero, una de las personas que más saben de la Cruz de Caravaca, y alguien más de reconocido prestigio que todavía no está confirmado. También se presentará el libro por esas fechas en el mismo Caravaca, en Cartagena, Murcia, Novelda y otras poblaciones.

Este libro, que me ha costado más de tres años de investigaciones, es mi mejor trabajo literario, sin lugar a dudas. Espero que lo leáis y que os guste... Y que me acompañéis en esas fechas tan importantes para mi.

Os tendré al corriente.

Gracias por ser mis amigos.

Miguel Ángel Pérez Oca.

5 comentarios:

Roque Pérez Prados dijo...

Mucha suerte con tu nuevo libro, Miguel Ángel. Me alegra verte de nuevo "pariendo" historias interesantes. Lo leeremos con interés y estaremos para apoyarte en alguna de las presentaciones.

Un fuerte abrazo, amigo.

Joaquín Botella dijo...

Amigo Sherlock,

Claro dejas que de poco te han servido tus pesquisas, porque además de publicar sus resultados en tu novela, no estás en el Caribe, lo que revela, obviamente, que tú tampoco has dado con la famosa Cruz, que a saber si no estará con la Síndone de Turín.

Será un placer leer tu novela, como lo fue la de otros dos de tus títulos (“Los viajes del Padre Pinzón” y “El 25 de mayo, la tragedia olvidada”).

Viviendo yo en ella, asistiré a la presentación que tienes prevista en esa ciudad “a quien los de Cartago dieron nombre”, como dijo Cervantes y resulta elemental, querido Sherlock

Watson

adelaide dijo...

Enhorabuena, Miguel Ángel, que tanto trabajo se vea premiado como merece. Si algún día incluyes Barcelona en tus giras promocionales, házmelo saber y procuraré pasar a por una copia dedicada...

Miguel Ángel Pérez Oca dijo...

A Adelaide:
Ten la seguridad de que si voy por Barcelona te llamo.
Y te dedicaré un libro de la misma manera que se lo he dedicado a Joaquín. Pregúntale en qué consiste la dedicatoria "decorada".
Un abrazo.
Miguel.

epoca dijo...

A Joaquin.- has nombrado la Sindone. ¿Has visto que si es la imajen de Jesús, este media doce centimetros desde la raiz del pelo al cogote? Es decir, JESÚS ERA EXTRAPLANO. ¡OSANA!
Eusebin.