viernes, 9 de abril de 2010

¿DE VERDAD TENEMOS UN GOBIERNO DE IZQUIERDAS?


No me lo creo, no me lo puedo creer. La Policía Nacional depende del Gobierno, o sea que en Valencia obedece al Delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana, no a la Alcaldesa Popular Rita Barberá. Entonces, ¿qué hacían los polis nacionales moliendo a palos a los vecinos de El Cabañal que hacían una sentada para impedir que las excavadoras de doña Rita demolieran más casas de su barrio? ¿Han visto cómo se ensañaban con la gente echada en el suelo? Ni en los peores tiempos del franquismo. Aquí, en Alicante, la arqueóloga de grato recuerdo Solveig Norstrom se echó al suelo, delante de las excavadoras, para impedir que aniquilaran los restos de la ciudad romana de Lucentum, la predecesora del Alicante actual, y nadie la molió a palos. Y eso que eran los años 50 más o menos, en pleno franquismo puro y duro.

No me lo puedo creer, el juez que persiguió al dictador Pinochet y le amargó los últimos años sin poder pavonearse por el mundo, está siendo juzgado por el Tribunal Supremo español, por supuesta prevaricación al indagar los crímenes de nuestro dictador Franco... ¡Denunciado por Falange Española y otros grupos ultra derechistas! Para morirse. El mundo al revés. El alguacil alguacilado. El país más surrealista del mundo, y el más ridículo, que menudo papelón estamos haciendo ante los juristas extranjeros. Y el que debiera ser voz suprema de la que debiera ser prestigiosa justicia española lo admite a trámite y se pone a la faena. Y todo porque una ley ilegítima, según Amnistía Internacional, la ley de Amnistía (valga la redundancia), que pretendía algo que es imposible, zanjar la cuestión definitivamente y echar tierra al asunto, sigue incomprensiblemente en vigor. No sé si estos honorables señores del Tribunal saben que los crímenes contra la Humanidad no prescriben y que por lo tanto esa ley no tiene validez. Si no lo saben deberían saberlo, dada su profesión, que no es la de vendedores de chuches, precisamente. ¿Y qué hace el Gobierno? Nada, nada de nada. ¿Para cuando sacará este Gobierno -¿de izquierdas?- una verdadera Ley de la Memoria Histórica que obligue a llamar fascistas a los fascistas? ¿Cuándo aplicará la Ley de partidos a los de extrema derecha como hace con los abertzales? ¿Para cuando derogará la Ley de Amnistía con la que se compró ilegítimamente la Democracia? ¿Por qué el señor Zapatero no declara muy alto que si se condena a Garzón él le ofrecerá la cartera de Justicia con el encargo de transformar el tercer poder del Estado en un poder verdaderamente democrático, como preconizaba Montesquieu? Porque, díganme ustedes, ¿quien elije a los jueces? Si somos pueblo soberano y no elegimos a los jueces, ¿en nombre de qué soberanía ostentan la facultad de juzgarnos?

¿De verdad tenemos un gobierno de izquierdas? ¿De verdad vivimos en una democracia completa? Pues que venga Dios y lo vea.

Miguel Ángel Pérez Oca.

4 comentarios:

Joaquín Botella dijo...

¡Ahí, ahí me gusta verte, amigo Miguel Ángel! ¡Sin concesiones ni a uno ni a otros!, porque, en realidad, no hay tales, son todos lo mismo: oportunistas que se aprovechan de esa mayoría silenciosa que, por pasota, tiene lo que se merece. Y, que no se evoque nadie, por favor, pues yo creo en el pluralismo político, pero no en los partidos, no al menos en lo que han desembocado.

¡A las barricadas, compañeros!

Juan José Amores dijo...

¿DE VERDAD TENEMOS UN GOBIERNO DE IZQUIERDAS?
Por supuesto...... ¡¡¡QUE NOOOOOO!!!

adelaide dijo...

Miguel Ángel, nos conocemos aquí. Aprovecho la ocasión para agradecerte la introducción a mi cuento y publicarlo, por supuesto.
Me quedé boquiabierta e indignada delante de las imágenes de Valencia, y eso que tengo bastante experiencia directa de cargas policiales: fui estudiante en el '77 en Bologna y el entonces ministro del interior Francesco Cossiga no tenía precisiamente la mano ligera. Pero hasta ese punto y sobre todo contra ese tipo de manifestantes no lo había visto nunca, o por lo menos en Europa.en cuanto a Garzón... sin comentario.
Pero dan mucho fútbol para que estemos contentos... vieja receta romana, después de todo, lo que interesa de la arqueología...

Miguel Ángel Pérez Oca dijo...

A Adelaide.
Publicar tu cuento en mi blog ha sido un honor. Creo que compartimos al 100% nuestro concepto de la guerra; así que estaremos también de acuerdo en muchas cosas.
Mándame lo que quieras cuando quieras, que este blog es tu casa.
un beso.
Miguel Ángel Pérez Oca.