martes, 30 de agosto de 2016

UN HAIKU SOBRE LOS CINES DE VERANO DE MI JUVENTUD.

 El haiku, aunque incorporado al Zen en el siglo XVII, es la expresión poética más genuina del minimalismo propio de esta escuela filosófica oriental. He compuesto este haiku como complemento poético al tema de la tertulia de hoy, que, como ya sabéis, era "Cine de Verano".

 Bajo las estrellas,
una historia de amor en blanco y negro.
¡Noche de agosto!

LOS VIEJOS CINES DE VERANO.

El tema de la Tertulia Literaria de ayer era "Cine de Verano", y yo he aportado la narración que os adjunto. Está basada en un recuerdo real. La vida era así e los años 50:

DESDE ESTE FUTURO.
            Parece que hace siglos que transcurrían los años 50. Yo era un chiquillo de poco más de diez inviernos a mi espalda, con un hermanito que aún no andaba. Mis padres y yo, en las noches de verano, íbamos con cierta frecuencia a ver cine de reestreno en la Plaza de Toros, muy cercana a nuestra vivienda de planta baja. Mi hermano quedaba al cuidado de las abuelas y mi madre llenaba un capazo con una fiambrera de tortilla de patatas o de bacalao con tomate, barras de pan, servilletas, una sandía, una botella de vino embocado de la bodega del señor Andarias y otra de agua para mí. Nos sentábamos en las gradas, porque era más barato, y desde allí veíamos viejas películas en blanco y negro, sobre una ondulante pantalla de tela que temblaba al viento, y con un deficiente sonido, lleno de ecos y resonancias. Entonces, después de tantas penurias sufridas, nos conformábamos con todo.
            Recuerdo una noche en la que proyectaban “Locura de Amor”, en su versión grandilocuente y a la vez paupérrima de un Renacimiento de cartón piedra y triste guardarropía, en la que una histriónica Aurora Bautista trataba de hacer creíbles los castos desvaríos y los celos de Juana la Loca. La cinta rezumaba patriotismo barato en todas sus escenas, haciendo omnipresente ese sueño demagógico del “Imperio hacia Dios” con el que se desayunaban cada día los sufridos y míseros perdedores de la pasada Guerra Civil, sometidos a la propaganda machacona de la dictadura franquista.
            Yo, que me aburría bastante con la almibarada película, me dedicaba a mirar disimuladamente al público vecino que se sentaba en los bancos de piedra. Debajo de mí, un mozalbete sorprendido por la situación, satisfacía el hambre sexual de una señora “jamona” que se agitaba ante las incursiones del acompañante accidental bajo su falda. Los secretos del sexo todavía no se me habían manifestado en todo su esplendor, así que no entendía como aquellos “viciosos” podían refocilarse en el “pecado” con ese denuedo; y me imaginaba al chico arrodillado y contrito ante el confesionario, y a la insatisfecha señora aullando, presa de deseos impuros, en su cama solitaria.
            En el descanso, entre película y película, las familias se entregaban a la cena y se abrían los capazos y las navajas para preparar sabrosos bocadillos de tortilla o fritanga, acompañados de tragos de vino, los adultos, y de agua, los chiquillos - entonces aún no había Coca-Cola -. Y mientras mi madre confeccionaba el condumio, mi padre me acompañaría al mingitorio, en un rincón oscuro del pasillo que rodeaba la plaza. El olor penetrante de orines y Zotal habría sido capaz de quitar el apetito a quien nunca hubiera pasado hambre; pero ese no era el caso de los españolitos de entonces.
El principio del siguiente film coincidiría con el postre a base de tajadas de sandía o melón y la cháchara impertinente de los espectadores que terminaban su pitanza con total indiferencia a las vicisitudes de los protagonistas, esta vez americanos, de una aventura de Flash Gordon. Pero en eso yo ya empezaba a ser un niño diferente. A mí, convencido desde mis primeras lecturas de Julio Verne, de que muy pronto los humanos pisarían la Luna, la ciencia-ficción me chiflaba. Yo vivía ya en el futuro…
Pero no en este futuro de 2016 desde donde escribo estas letras, en el que todo el mundo tiene ordenadores portátiles y teléfonos móviles, y la información corre instantánea de un rincón a otro del planeta; donde todo depende de una intrincada red de impulsos electrónicos. En esta época futura, los problemas de supervivencia son muy diferentes de los que nos acosaban en los años 50. Ahora lo que peligra es la salud total del mundo, contaminado y esquilmado por las nuevas técnicas de un loco y cruel capitalismo dispuesto a morir de éxito con tal de obtener ganancias. Las guerras y la desigualdad hacen compatibles los más avanzados lujos y las más abyectas miserias…

No es este el mundo futuro que nos mostraban las películas de ciencia-ficción de entonces, ¿verdad?  No hay paz para los profetas.                
                                                         
                                                                                Miguel Ángel Pérez Oca.

jueves, 25 de agosto de 2016

MANIFIESTO CONTRA RAJOY (Un hermoso sueño)

Anoche tuve un sueño que no me resisto a publicar en este blog. Cuando desperté lucía el sol en todo lo alto y mi corazón se llenó de esperanzas; pero después, al despertar del todo, comprendí que solo era un sueño, eso sí, más lógico que la desesperante y triste realidad.

MANIFIESTO.
            Los abajo firmantes, después de una larga y fructífera conversación y consiguientes negociaciones, anteponiendo nuestro amor al pueblo español por encima de cualquier otra consideración, queremos manifestar que hemos tomado las siguientes decisiones:
            1.- Después del fracaso de las infructuosas negociaciones llevadas a cabo por Ciudadanos con el Partido Popular y su máximo dirigente Mariano Rajoy, constatamos la mala fe permanente y la total incapacidad de ese partido y sus dirigentes para iniciar un proceso de regeneración que lo aleje de las pasadas y, por desgracia, presentes prácticas de corrupción y juego sucio antidemocrático. Visto lo ocurrido desde las últimas elecciones, constatamos con pesar que el Partido Popular está viciado en su propia esencia y se halla incapacitado para responsabilizarse de la tarea de gobierno. Su permanencia el frente de nuestro Estado tendría consecuencias nefastas para el interés general.
2.- Los votantes del PP en las pasadas elecciones representan un 33 % del total de electores, mientras que los de PSOE, Podemos y Ciudadanos suman un 57 %, al que habría que añadir un 7 % de votantes de partidos minoritarios claramente opuestos al gobierno del PP. Por tanto, habríamos de interpretar que de cada tres españoles que han votado, uno es partidario de un gobierno del señor Rajoy, mientras que los otros dos coinciden en el deseo de que el PP no gobierne en España, al menos hasta que no se regenere de sus prácticas corruptas y mentirosas, y sus maneras autoritarias.
3.- Por todo ello, los abajo firmantes hemos decidido apoyar una candidatura de Salvación Nacional que encabezaría don Pedro Sánchez, del PSOE, para formar un Gobierno de un año de duración, durante el cual se desarrollarían todas las medidas urgentes que reclama la sociedad española y que han sido convenidas y desarrolladas en el acuerdo adjunto. Dicha candidatura, que formará un gobierno de profesionales reconocidos, preferiblemente independientes, consensuados por las tres fuerzas, tendrá el apoyo de PSOE, Podemos y Ciudadanos en la sesión de investidura. Ciudadanos renuncia a plantear durante este año el tema del Contrato Único, mientras Podemos también se compromete a no apoyar durante este mismo año ninguna opción independentista ni soberanista. Dichos temas, y otros que figuran en el acuerdo, no quedan eliminados de sus programas sino solo aplazados provisionalmente, en espera de próximas legislaturas. Pasado dicho año, el Jefe del Gobierno convocará nuevas elecciones generales y el acuerdo dejará de tener vigencia.
4.- Los abajo firmantes piden a los partidos minoritarios, independentistas o no, que se abstengan de participar, adhiriéndose expresa o tácitamente a esta operación, con el fin de no provocar malentendidos que serán aprovechados por el PP en su propaganda y argumentarios, tal como suele hacer.
Entendemos que esta fórmula es la única posible para garantizar la salida de España de esta situación de entorpecimiento sistemático y aplazamientos de mala fe practicados por el actual Jefe de Gobierno en funciones y su partido, cuya actitud insoportable nos lleva a tomar esta decisión, bajo el más estricto respeto a la legalidad democrática vigente y por el bien del pueblo español.
Madrid, septiembre de 2016.
Fdo.- Pedro Sánchez.        Pablo Iglesias.        Albert Rivera.

(Sería hermoso, sería lógico, debería ser inevitable… pero nuestra clase política es la que nos merecemos. España es un país enfermo, heredero del franquismo y de una transición llena de reservas y manipulaciones.)


miércoles, 17 de agosto de 2016

SOBRE EL MISMO TEMA (POESÍA).


Y este fue el poema sobre el mismo tema.

Ya sé que los átomos no tienen color.
Ya sé que la materia está prácticamente vacía.
Ya sé que los otros mundos habitados, si existen,
son tan remotos que nunca podremos contactar con ellos;
y aunque lo hiciésemos, sus mentes, probablemente,
nos serían aún inaccesibles.
Ya sé que el Universo es inmenso y extraño,
tanto hacia fuera como hacia dentro de mi propio ser.
Ya sé que la realidad está más allá de mis sentidos,
y que lo que veo, toco, oigo y siento son solo reflejos
de una evidencia lejana e inconcebible.
Ya sé que nunca te veré de verdad,
que nunca podré tocarte, oírte, besarte,
sabiendo que eres cierta y tal como te percibo,
que no te inventa mi mente.
Ya sé todo eso, y muchas otras cosas
espeluznantes y descorazonadoras.
Pero, ¿qué quieres que te diga?

También sé que te quiero.

TAN CERCA, TAN LEJOS...



El tema de la Tertulia de ayer era "Cercanía" y yo aporté estos dos trabajos que os pongo a continuación. Primero, la redacción en prosa:

SIN TU CERCANÍA TODO SON LEJANAS INMENSIDADES.
            Camino por el sendero, entre los troncos gigantescos de los pinos centenarios y los helechos que cubren la tierra húmeda y fría de la noche. Te añoro, y todo me parece extraño y lejano, mientras no divise las luces de la cabaña donde me espera tu mirada limpia, tu cercana, amplia y maravillosa sonrisa, tu carne firme y deseada. Alzo la vista y contemplo las estrellas que se asoman entre las copas de los árboles. Están tan lejos… Son tantas y tan remotas. Cien mil millones de estrellas hay en una galaxia, de los miles de millones que, dicen los sabios, hay en este inmenso Universo. Allá lejos, alrededor de esos hornos nucleares del cielo, donde se forjan los elementos que hoy constituyen nuestros cuerpos, debe haber, necesariamente, otros mundos habitados por seres que también sienten su soledad interior y la brevedad de sus tiempos. ¿Cuántos de ellos, esta misma noche, estarán atravesando un bosque frondoso en busca de la cercanía de algún ser amado y deseado, que les compense de tan enorme y terrible soledad?
            Pienso en ti y me imagino cómo tus pensamientos recorren las redes intrincadas de tus neuronas, en mi busca. Cien mil millones de neuronas guarda tu cerebro, y el mío, y los de los otros siete mil millones de seres humanos que habitamos este planeta minúsculo. ¿Te das cuenta? Tantas neuronas como estrellas en una galaxia y tantos cerebros como galaxias. Y si cada una de esas células nerviosas abriga tan solo un ligero destello de consciencia, la suma de todos ellos es tu pensamiento. Sé que piensas en mí desde tu inmenso y lejano interior. Y comprendo que tú y yo, y todos los demás, somos los legítimos habitantes de estos mundos cercanos de lo cotidiano, pero que estamos suspendidos entre dos inmensidades: la exterior, llena de estrellas y galaxias junto a las cuales nada somos; y la interior, repleta de neuronas, moléculas y átomos inconcebibles, en una realidad que nos es todavía más ajena y remota que los espacios siderales.
            ¿Qué somos tú y yo? ¿Por qué añoramos nuestra falsa cercanía? ¿Cómo nuestra consciencia salta del uno al otro por encima del inmenso precipicio de lo microscópico, bajo la gigantesca bóveda de los cielos? No sé explicarlo, ni apenas concebirlo, y el eco   de mis pasos en el barro del camino me devuelve a la realidad de mi mundo humano.
            ¿Te he dicho que me das miedo? ¿Te he dicho que, a pesar de ello, amo ese terror que me inspiras? Sé que no podré acceder nunca al interior de tu mente. Sé que lo que veo de ti es un reflejo lejano de la realidad que eres; que tu figura amada, que tus palabras llenas de significado, que tus caricias y tu tacto son solo ecos que llegan a mí a través de un laberinto de redes nerviosas; como tu imagen de mí en tu consciencia no ha de ser más que un eco lejano e impreciso de este interior mío que te ama y te teme.
            Inmensidades lejanas contra cercanía. Imposibilidad de verdadero contacto. Aislamiento de las consciencias entre tantas enormidades…
            He dejado atrás el bosque y allá arriba, en la colina, diviso ya nuestra cabaña. Hay luz en la ventana, y de lo alto de la chimenea surge un fino y delicado hilo de humo, iluminado por la Luna gibosa que acaba de aparecer tras las cumbres nevadas. Las estrellas, pudorosas, ceden a la cercana luz del satélite, y desaparecen cual si fueron vergonzosos ojos que se cerrasen. Solo permanecen en lo alto los planetas testarudos y firmes: el brillante Júpiter, un Saturno amarillento, Marte el rojizo, enemigo de Antares, y alguna estrella demasiado luminosa para escabullirse, como Sirio, Rigel, Aldebarán y Betelgeuse. El cielo se ha tornado lechoso, de un gris sin matices, vulgar y revelador, y de pronto han desaparecido todas las lejanías; y con ellas se han marchado mis miedos.
            Vuelvo a ser yo, corriendo por el sendero hacia la puerta de la cabaña. Dentro estás tú, tan cercana, tan firme y verdadera como si mis sentidos fueran capaces de desvelarme la auténtica realidad… aunque un escalofrío de vago terror recorra mi espalda mientras te abrazo. La cercanía, en el fondo, es una ficción maravillosa.

                                                                                         Miguel Ángel Pérez Oca.

viernes, 12 de agosto de 2016

DON TANCREDO SE VA DE PUENTE.


¿Pero, es posible que ese incompetente y absurdo ser venido de Dios sabe qué mundo, sí, ese que menea los brazos de forma absurda cuando camina y saca la lengua como los canes de vez en cuando, ese que cree que la manzana del poder le va a caer cuando madure (la manzana, no él), o que espera pasarse los próximos cuatro años como Jefe de Gobierno en funciones, sin pegar golpe, se vaya ahora de puente y posponga cinco preciosos días a la según todos, él incluido, urgentísima decisión de aceptar o no las condiciones de Ciudadanos para apoyarlo y formar Gobierno? ¿Es posible que don Tancredo sea tan don Tancredo? Su partido calla y otorga; claro, que en política es muy difícil que los barones de un partido reconozcan en público que su jefe es retrasadillo mental, o algo peor. Pero, vamos, que a este tipo habría para echarlo a puntapiés del PP o del Paraíso Terrenal. Seguro que el pobre Adán hizo menos méritos. Porque este tipejo ha asistido impasible a la corrupción generalizada del partido de los señoritos. Y si es que no se daba cuenta es un incompetente, y si se daba y lo consentía es un corrupto como los demás. El caso es que, aparte de su insufrible política de derecha reaccionaria, ha presidido la contaminación moral de su partido, hasta el punto de capitanear una formación tóxica, que sigue obteniendo mayorías, esta vez relativas, por obra y gracia de la propaganda del miedo, financiada en negro parece ser, y la ideología casposa y tardofranquista de una parte de la población de este país enfermo todavía de las miasmas de una Guerra Civil incivil y una posguerra inmisericorde. Que otro gallo democrático nos cantaría ahora si la contienda la hubieran ganado los buenos.
En fin, que yo me pregunto qué esperan los otros tres partidos importantes de esta nación doliente para ponerse de acuerdo y echar a patadas de su pedestal a don Tancredo. ¿Por qué no se reúnen y elaboran un plan democrático que podría consistir en formar un gobierno tripartito entre PSOE, Podemos y Ciudadanos para una legislatura muy corta (uno o dos años) en la que se elaborasen las leyes imprescindibles para construir la verdadera democracia que reclaman los tiempos y tomar las medidas sociales y económicas más urgentes, sin violentar los programas de ninguno de los tres?  Es posible. Es muy posible. Otra alternativa sería un gobierno del PSOE con uno de los otros dos y la abstención del tercero, sea cual sea. O un gobierno en solitario del PSOE, con la aprobación tácita o expresa de los otros dos (votando sí ambos o uno de los dos con la abstención del otro). 
Verían ustedes la prisa que se daría don Tancredo en volver del puente de los suspiros.
Pero, a lo mejor, los otros tres también pertenecen a la cuadrilla del Bombero Torero y forman parte de este triste espectáculo, cuyos guionistas se esconden en la sombra y la impunidad.
Si es así, lo anuncio: En las próximas y terceras elecciones seré yo el que se irá de puente.
Y no le digo a usted que se vaya, señor Rajoy, porque aprovechando que ya se ha ido usted de vacaciones, le voy a decir que NO VUELVA.
¡Qué impresentable mamarracho nos gobierna por culpa de los votos de la mezquindad, la ignorancia, el miedo y el despotismo! 
Desde la más genuina indignación: He dicho.
                                                                              Miguel Ángel Pérez Oca.


FRUSTRACIÓN PERSÉIDA.

Dibujo para la portada de mi novela "Giordano Bruno, el loco da las estrellas (1999)

El plan era perfecto. Varios compañeros de la Agrupación Astronómica de Alicante íbamos a ir a Tabarca, acompañando a una treintena de jóvenes del Centro14, para ver la lluvia de estrellas fugaces de las Perseidas, que se da con mayor intensidad en la noche del 11 al 12 de Agosto. Yo había convencido a algún compañero y compañeras (Miguel Sarceda, Mercedes y Ana) de mi Tertulia Literaria para que también nos acompañasen. Haríamos observaciones de la Luna, Saturno, Marte y cielo profundo con nuestros telescopios, daríamos una charla informativa en el aula del CEMA y, después de cenar un excelente pescado en un restaurante de la Plaza Mayor, nos dedicaríamos el resto de la noche a ver perseidas, formular deseos secretos y tener una excelente y amena conversación, para regresar el día siguiente a casa.
            Ese era el plan, pero los designios de los hados son imprevisibles; y una ridícula (nunca mejor dicho) indisposición de salud, me forzó a última hora a renunciar al viaje en el que había puesto tantas ilusiones. Mis amigos me telefonearon desde la embarcación que los llevaba de Sata Pola a Tabarca. Por lo que se oía de fondo, reinaba el buen ambiente. Después, a la noche, salí a mi terraza con la vana esperanza de ver alguna estrella fugaz. Pero estaba nublado; si bien al sur, por la zona de Tabarca, el cielo estaba limpio y se veían las estrellas, con la Luna creciente, Marte y Saturno reinando en lo alto. Así que supongo que mis amigos gozarían del espectáculo cósmico.
            Qué le vamos a hacer, el cerebro propone y el cuerpo dispone.
            Otra vez será.
            Esnifff…

                                                                    Miguel Ángel Pérez Oca.