viernes, 7 de noviembre de 2008

PARASITISMO Y FILIBUSTERISMO BLOGUERO


Me encanta que los visitantes de mi blog me dejen sus comentarios. Sin embargo, recientemente ha aparcido un visitante anónimo que en lugar de comentar la entrada correspondiente, se dedica a escribir larguísimos discursos con opiniones que, generalmente, no tienen nada que ver con el asunto que se trata. No sé si es un caso de parasitismo, que yo ya le he dicho que si tiene tanto que decir, puede abrir un blog a su nombre, que es muy fácil. O quizá es puro filibusterismo, que intenta saturar el espacio del blog para boicotearlo. La verdad es que no entiendo que se tome tanto trabajo para nada. Y he decidido que voy a eliminar todos los comentarios que no vayan identificados con nombre o seudónimo de quien lo escribe. O aquellos que tengan una extensión escandalosamente injustificada. Así como los que contengan expresiones racistas, machistas, ofensivas o soeces. ¿Os parece bien, amigos?


Otra cosa.- Varios amigos me han dicho que no ponen comentarios porque no consiguen saber cómo se hace. Es muy fácil; Pinchas en los comentarios, y cuando salen, a la derecha verás un espacio destinado a un nuevo comentario. Escribes lo que quieras (te ruego que al final pongas tu nombre o seudónimo) y bajas hasta unas letras irregulares que tienes que copiar en la ventana que tienen debajo (eso se hace para que nadie pueda poner un programa que conteste automáticamente con mesajes publicitarios, etc,), después, no te calientes la cabeza con las indicaciones que siguen y pincha directamente el punto de "Anónimo" y envíalo (cómo ya has puesto tu identidad al pie del escrito, lo de anonimo queda en simple formalidad). Verás como sí sale.


Un abrazo a todos, y un ruego al filibustero. No pierda el tiempo haciéndomelo perder a mi y a mis amigos. Gracias.

5 comentarios:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Juan J. Amores dijo...

Pero.....
¿quién coño es el plasta este?
Anda ya, neeeeng, alquila el púlpito de San Nicolás y lanza allí tus discursos que no vienen a cuento.
Como diría Hommmer.... ¡¡¡¡ma abuuuuuuuurro!!

Juan J. Amores dijo...

Consejo, amigo Miguel Ángel:
Activa la opción "moderar comentarios" en el panel del blog.
Te ahorrarás algún que otro disgusto.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Al filibustero anónimo.
¿Ves? Lo único que has conseguido es que borre tus comentarios apretando un botón. Dado los larguísimos rollos que nos metes, creo que tú gastas mucha más energía escribiendolos que yo borrándolos.
Lo siento por tí, pero este comportamiento me parece un tanto enfermizo.¿Lo has consultado con un psiquiatra?
Miguel Ángel Pérez Oca.