martes, 16 de febrero de 2016

¿PERO QUÉ QUIERE PABLO IGLESIAS?


           Bien por Garzón, que representa a la  Izquierda de verdad, sabe lo que quiere y se le entiende todo. Mal por Rajoy, que todos sabemos lo que quiere: Seguir de cancerbero de la Merkel otros cuatro años sin hacer nada;  y de paso evitar la debacle de su partido hundido en la porquería de la corrupción. Pero, ¿y Pablo Iglesias? ¿Sabe lo que quiere? ¿Lo sabemos nosotros? A mí me da que sus ataques de intransigencia, como no sean de puro postureo destinado al regateo con vistas a la galería y a la escenificación de un acuerdo final con el PSOE, solo pueden tener una intención, a saber: Poner a Pedro Sánchez entre la espada y la pared. Hacer imposible la formación de un gobierno de progreso y forzarlo a: 1) renunciar a la investidura y que haya elecciones de nuevo, a ver si esta vez hay más suerte y Podemos se queda como segunda fuerza más votada. Craso error de los podemitas, porque resultaría más fácil un gobierno de PSOE con Pablo y sus muchachos con la vicepresidencia y algún ministerio, que lo contrario; ya que, si difícil resulta convencer a los barones sociatas de que traguen con Podemos de segundones, más que difícil sería  imposible que tragaran con el PSOE de segundón con un gobierno de Podemos. 2) que se decida a formar gobierno con Ciudadanos, con la abstención  o el sí del PP, con lo que los de Pablo Iglesias se quedarían con el monopolio definitivo de la Izquierda, patrones de la oposición, para intentar asaltar los cielos dentro de 4 años.
Y mientras, la casa sin barrer. O sea, que han fagocitado a la verdadera y racional Izquierda Unida de Garzón y ahora quieren que el PSOE se tire por el acantilado de la derecha. Y así, ellos solitos podrían darnos la murga a todos con sus proyectos irrealizables y sus caprichitos infantiles. Al fin y al cabo, como ellos no son de izquierdas ni de derechas, si no la parida política de los ingenuos que escribían tonterías “ingeniosas”  en las plazas del 15M, pretendiendo haber inventado el huevo frito y desconcertando a los viejos y nuevos izquierdistas, pues le dieron en bandeja las elecciones del 2011 a Rajoy. Me temo que podemos esperar cualquier cosa de Podemos; hasta que todo sea un montaje de los verdaderos poderes fácticos para conseguir, una vez más, que la izquierda verdadera y posible siga sin poder levantar cabeza por los siglos de los siglos.
Si eso es así, señores Iglesias, Errejón, Bescansa, etc. etc. váyanse ustedes a tomar viento, por no decir otra cosa, y déjennos a los que hemos estado toda la vida suspirando por la justicia social que sigamos en la brecha.
Y si en el fondo tienen un proyecto honesto y realizable - ¡Realizable! - para este país, no nos fastidien más y explíquense de una vez, sin engañar a nadie.
¡Que ya está bien de rabietas y de comedias, leñe!

                                                                           Miguel Ángel Pérez Oca.

(Publicado en el Diario Información de Alicante del día 18-2-2016 como "Carta Destacada"en la sección de "Lectores".)

4 comentarios:

EUSEBIO PÉREZ OCA dijo...

Lo que yo quisiera saber es que quiere el mierda de Pedro Sanchez.

Miguel Ángel Pérez Oca dijo...

Pues lo que yo quisiera saber es qué quieren todos los mierdas que nos está tocando sufrir y que no son capaces de poner el interés del pueblo que les ha votado por delante de sus intereses personales de liderazgo. Mañana pondré un artículo que voy a titular "Políticos españoles, vergüenza os debería dar".
Un tonto del culo que no quiere ver toda la podredumbre que tiene en su partido y que el ha consentido y es cómplice, o no lo ha visto y es un incompetente.
Un chulito que presume de progre cuando nos es más que un niño bien de la derechona.
Un guaperas que está llevando a su partido, antaño socialista y obrero, hacia el suicidio y la venta a la derechona europea, empujado por la Esperanza Aguirre del PSOE, la "andalusa".
Un soberbio Maquiavelo que se cree que si hay nuevas elecciones va a obtener mayoría absoluta, ahora que ya no hay bipartidismo eso es imposible.
Unos sinvergüenzas y otros utópicos catalanes que nos están aguando la fiesta con su independencia de cartón piedra con la que quieren tapar sus vergüenzas...
y mientras todo siga así no vamos a salir del hoyo y nos vamos hundiendo en la caca.
Y es que todos se creen muy listos y soy IDIOTAS.
Solo se salva Garzón, obretico, aunque con la alargada sombra del garrulo Cayo Lara siempre detrás de él, pa jodel-la.
Y no me tires de la lengua, Eusebio, que estoy de muy mala leche, desde que he vuelto del viaje con los brigadistas ingleses y me he enterado de la ruptura entre los dos gallitos de la pseudoderecha. ¡Que se vayan a la mierda! ¿Vale?

Miguel Ángel Pérez Oca dijo...

Quise decir pseudoizquierda, pero tampoco es que importe mucho. Nadie que no esté dispuesto a sacrificar muchas cosas personales para conseguir, aunque solo sea un paso, hacia una mejor sociedad, tiene derecho a proclamarse de izquierdas. Y menos si su ambición es personal, porque se cree muy listo. Claro que como cuando le conviene dice que no es de izquierdas ni de derechas... ¡Que le frían un huevo!
Y al guaperas, otro, que ese ni siquiera se cree listo. Solo es un actor con la lección bien (o mal) aprendida. Que le dan cuerda en Bruselas.
Joer, como voy de sufurado.... Brrrrrrr.

Ana PONCE DE LEON dijo...

Y si nos faltaba algo con estos engreídos podemitas (me ha encantado el término) el alcalde de Zaragoza ha empezado a meter la pata hasta el inguinal.
Quiere estar guapo para dar buena imagen y hace que el consistorio le pague la gomina. Buen comienzo, lástima de país.