miércoles, 11 de marzo de 2009

STAMBROOK


A finales de este mes se cumplirá el 70 aniversario del final de nuestra Guerra Civil, cuyo último episodio ocurrió, precisamente, en el puerto de Alicante. Innumerables personas enfermas de cuerpo y alma, hundidas, derrotadas, habían abandonado los frentes, los pueblos y las ciudades, buscando un camino hacia el exilio, lejos de la crueldad vesánica de los vencedores. En el puerto de Alicante se habían reunido más de 15000 republicanos desesperados. Hubo muchos suicidios mientras se esperaba en vano a unos barcos que debían venir a llevarse a los vencidos, y que nunca llegaron. Solo un pequeño buque carbonero, el Stambrook, de bandera británica, al mando del heroico capitán Archibald Dickson, se atrevió a burlar el bloqueo que ya ejercían los navíos de guerra de Franco. En su afán solidario, el capitán Dickson dejó subir al Stambrook a casi tres mil refugiados que llenaban bodegas, camarotes, cubiertas, puentes… Aquel humilde y magnífico barquito iba escorado y por debajo de su línea de flotación por el peso de tanta gente. Partió a media noche para no ser detectado por los cancerberos de la venganza. Y fue bombardeado por algún aviador inhumano que, afortunadamente, falló en su intento criminal. Dos días después el barco llegaría a Orán, donde las autoridades francesas, cargadas de prejuicios, no querían dejarle atracar. Solo aquel lobo de mar galés, avezado en peligrosas singladuras, estuvo a la altura de las circunstancias y cumplió a rajatabla el código de honor de los marinos decentes, acudiendo en auxilio de los náufragos de la Segunda República.
Un año después, ya en la Segunda Guerra Mundial, un torpedo alemán hundió al Stambrook en las cercanías del puerto de Amberes. El capitán Dickson y todos sus hombres murieron con su barco, y en los campos de refugiados del África Francesa, los españoles se sintieron todavía más huérfanos.
Ni el capitán Dickson ni su barco tienen una calle en Alicante.
Qué vergüenza.

Miguel Ángel Pérez Oca.
(Leído en Radio Alicante el 17-3-2009)

12 comentarios:

epoca dijo...

Archibald Dickson estuvo en Alicante desde el 25 de marzo. hizo un corto viaje a Madrid y volvio. En esos días varios barcos y bastantes pesqueros partieron para Oran. La lista de desembarcados es de 2680 mas o menos. Con el tiempo se ha sabido que el número exacto pudo ser 3014. Entre los embarcados, los primeros en subir y los primeros en bajar habian un centenar largo de heridos de guerra y otra centena y media de Intenacionales. Muchos de ellos no tenian patria. Eran Alemanes, Portugueses, Italianos....Entre los primeros en bajar habian varias autoridades, algunas mujeres, niños y sobre todo heridos.
El Stanbrook estuvo hasta el 1 de mayo en Oran. Salió tras pagar un gran "rescate" impuesto por las autoridades francesas. En este tiempo se dieron dos suicidios y dos casos de locura. Entre los embarcados habian 12 medicos que dieron el tipo del principio al final. Incluso alguno se nego a recibir trato de favor y se digió a un campo de trabajo a pesar de tener 60 años.
Otro barco partió con unos pocos politicos importantes. Al pedir que diera cabida a más gente el capitan, del que tambien se el nombre,dijo.- "No quiero en mi barco mas asesinos españoles". Pudo haber sido como Dickson. No le llegó ni a la suela del zapato.

Epoca.

Anónimo dijo...

En ese barco huyeron muchos criminales de Albacete, de los que habían ido matando gente por no ser de su idea.
No veo que haya nada que homenajear

Anónimo dijo...

¿Cuántos son muchos? ¿Los 3.000 refugiados, entre los que había muchas mujeres y niños eran criminales de Albacete? Y, dígame, ¿los falangistas que llegaron al Campo de los Almendros y, sobre todo, Albatera a sacar gente y darles el"paseíto", esos no eran criminales? La gesta del capitán Dickson consiste en que se apiadó de 3000 personas desesperadas y, sin preguntarles antecedentes ni ideología, los savó de la venganza de los vencedores. Desde luego, en una guerra civil sale lo mejor y lo peor de cada uno, y seguramente en los dos bandos hubo criminales, pero también héroes. La diferencia es que un bando estaba mandado por militares traidores a la Constitución y a su Patria, mientras que el otro estaba regido por el Gobierno legítimo y constitucional elegido por el pueblo.
Parece mentira que usted no sepa valorar la diferencia y que se muestre tan cruel con todos, digo todos, los refugiados del Stambrook, sin al menos hacer distinciones. Es usted cruel, tanto como los que se vengaron de los que quedaron en el puerto, que, desde luego, no eran todos criminales de Albacete ni de ningún sitio. ¿Qué pasa, que le cuesta entender algunas cuestiones? No voy a censurar sus comentarios, aunque podría como propietario del blog, porque ellas mismas le retratan y le descalifican.
Lo siento, pero las actitudes revanchistas me sacan de quicio. Quizá debiera pararse un poco a pensar lo que escribe.
De todos modos estoy dispuesto a conversar con usted razonablemente sobre el asunto. El problema es que se esconde usted detrás de la palabra "Anónimo", y es una pena, porque yo, se lo aseguro, no soy un "criminal de Albacete"; así que no se que es lo que teme de mi.
Saludos.
Miguel ángel Pérez Oca.

Juan J. Amores dijo...

Lamentable.
Lamentable y vergonzoso, amigo Miguel.
No hay palabras que justifiquen el cruel y vengativo comentario del "anónimo".
Yo he tenido muchos de esos en Alicante Vivo, y mi conclusión ha sido la misma: cuando esta gente levanta la voz y muestra su cara más radical, significa que ciertos grupos y asociaciones que luchan por la Memoria Historica lo están haciendo bien.
Enhorabuena por el 70 aniversario; enhorabuena por los homenajes al Stanbrook; enhorabuena por evitar caer en el olvido.....
Visca Alacant Democratic....
Hoy, más que nunca

epoca dijo...

Mejor que no se pare a pensar, no sea que se hernie. Que siga así con sus cliches prefabricados y en su comodo y cobarde anonimato. Llevais mintiendo siglos, pero esto último, desde el 36 ahora notiene nombre. ¿Tu papá era de Franco o eres de generacion espontanea? Seguro que conoces a Geman. Sois clavaditos, o quizas....
Eusebio Pérez Oca

Anónimo dijo...

A ver si es capaz de responderme a las siguientes preguntas:

1.- Dije "muchos" no dije "todos" ¿entiende usted la diferencia?

2.- Decir que en el barco huyeron criminales ¿es decir que los que entraron en Alicante no lo fueran? ¿Es decir que el domingo hacía Sol? ¿Me puede explicar qué tiene que ver una cosa con la otra?. En el barco huyeron muchos criminales. Que después entraran (otros) criminales en Alicante o que hoy sea martes no creo que cambie los hechos.

3.- Según usted, el otro (bando) estaba regido por el Gobierno legítimo y constitucional elegido por el pueblo . Más allá de las dudas de que eso sea cierto... Si Albacete estaba regido por el gobierno legítimo y constitucional ¿como es que ese gobierno tan legítimo y constitucional permitía y apoyaba asesinatos? ¿era un gobierno de asesinos? ¿o es que no regía? ¿Qué piensa usted que debe hacerse cuando el gobierno no rige y se está en manos de asesinos o si el gobierno lo es?

4.- Me acusa de ser cruel porque digo que había "muchos" (repito NUNCA dije todos) delincuentes en ese barco. Por favor, lea mi comentario anterior. Vea si he dicho TODOS o no. Si no dije TODOS tendrá que admitir que, al menos, hice distinciones. ¿Es ud. capaz de rectificar?

5.- ¿Puede explicarme qué revancha hay en decir que había asesinos que huyeron de Alicante? Creo que la única revancha que se ve por aquí es la de los que pretender ir contra los que ganaron aquella guerra de hace setenta u ochenta años.

6.- Después de contar hasta 10 no me voy a tomar a mal que me asegure que "no es un criminal de Albacete". ¿Dije alguna vez eso de ud.? ¿Hay algo en mis palabras que haga pensar que dijera que ud. es uno de esos? Pero ... sobre todo ¿qué le hace pensar que se le teme?


7.- Dice que está dispuesto a conversar con usted razonablemente sobre el asunto , y dice que si pienso .. me hernio, no sé a qué viene mentar a mi padre (¿lo hice yo al suyo?), y lo siento pero no sé quién es Geman (y en Google tampoco he encontrado mucho, la verdad) así que no sé como debo tomármelo. Pero ¿llama usted a eso 'conversar razonablemente'? ¿Es así como habla usted cuando lo hace razonablemente?

Anónimo dijo...

A "Anónimo"
Empezaré contestando s u punto nº 7.- Yo tampoco sé quién es Geman, ni le he mentado nunca a su padre. Mire usted quién es el que firma el comentario, que al contrario que usted no lo hace bajo "anónimo" y verá que no es Miguel Ángel Pérez Oca que soy yo). Así que si tiene algo que objetar a eso que dice, hágalo con el verdadero autor del comentario de referencia. ¿Vale?
Y ahora voy a contestarle lo mejor que pueda a las objeciones de las que sí me considero responsable.
1.- Ya sé que dijo "muchos", no "todos" y 2.- Que no dijo que los que entraron en Alicante (franquistas) no lo fueran.Pero no creo que aun en el caso de que a bordo del Stambrook fuera algún delincuente, eso justifique que haya que lamentar que el barco rescatara a 3000 personas de la carcel o el fusilamiento. Ya sabe que hay un principio legal que dice que es preferible que se salven cien delincuentes a que se condene a un inocente, que es lo que hubiera pasado, a la inversa, si aquellos 3000 llegan a ser atrapados por los asesinos del bando ganador, que además actuaban impunemente con la autorizaciòn de sus jefes.
3.- Efectivamente, el bando republicano estaba regido por el Gobierno Legítimo y Constitucional elegido por el pueblo. Y no veo porqué hay que achacarle los desmanes que al principio de la guerra y en plena reacción a las barbaridades que estaban realizando los golpistas, hicieran grupos de exaltados, fanáticos o malnacidos amparados en una falsa idea sangrienta de la revolución. En cuanto el Gobierno pudo hacerse con el control, dejaron de ocurrir asesinatos. De hecho, casi no hubo a partir de 1937; al contrario que el bando fascista que estuvo fusilando gente hasta los años 50 (y posteriores, no se olvide que Franco dictó las últimas penas de muerte poco antes de palmarla).Habla usted de esos asesinatos de Albacete como si hubieran ocurrido antes del 18 de julio y justificaran la acción "salvadora" de los generales delincuentes. El desmadre se produce como consecuencia y no como precedente de la sublevaciòn. Ya sé que me va a hablar de Calvo Sotelo, y yo le puedo responder con el Teniente Castillo, pero eso no nos lleva más que a adelantar unos días el golpe de los generales.
4.- Ya he rectificado. Pero sigo llamándole cruel, si no es capaz de celebrar que unas mujeres y unos niños y muchos militares honrados salvasen la vida gracias al generoso gesto de Dickson.
5.- Así que para no ser revanchistas habría que cubrir con un tupido velo nuestra historia, ¿verdad? Pues no, no señor. La historia tiene que saberse y tratar de falsearla u ocultarla para favorecer a un bando, el que ganò con la ayuda de los nazis, los fascistas y los soldados marroquíes, y que ahora se está quedando en evidencia al conocerse todos sus crímenes, eso sí que es revanchismo, a mi entender, claro.
6.- Bueno, no sé si teme usted algo, pero el hecho de que siga ocultándose bajo la firma de "anónimo" me hace pensar que por alguna razón no se atreve a dar la cara, poniendo su identidad.
En cuanto a mi, no deseo de ninguna manera causarle a usted temor, ni a usted ni a nadie.
Sigo esperando una conversación razonable, si es posible.
Atentamente,
Miguel Ángel Pérez Oca.

Anónimo dijo...

1º y 2º Veo que ud. sigue viendo lo que quiere ver y no lo que tiene delante. Yo no he lamentado que en el barco aquél lograra ponerse a salvo gente honrada. Digo que no veo razones para homenajear al barco ni a su capitán que no es lo mismo que lamentar. Lo que sí le digo ahora es que lamento es que huyeran delincuentes. Y no hablamos de uno que un día robó una gallina, hablamos de miembros de grupos organizados que sembraban el terror por distintas partes de España.

No sé si le he entendido bien pero ¿justifica ud. que por un golpe de estado se fusilara sin juicio a gente que no participó en él? Prefiero pensar que no le he entendido bien.
En el año 1938 en Alicante se fusiló a gente y ya ni se puede decir que era la reacción por un golpe de estado. Las inquinas y rencillas personales (en algunos pueblos de la provincia de Alicante y de Albacete traídas de muchos años atrás) llevaron a asesinar gente. Y no fue una cuestión de 'represalias' al otro bando, era odio personal, familiar, etc. amparado por los que ejercían la autoridad. Sin duda, ud. sabe a cuantos asesinos persiguieron las autoridades republicanas de Alicante durante la Guerra. Creo que es suficiente demostración.

No sé dónde ve que yo haya dicho que el golpe militar fue una revancha a asesinatos cometidos en Albacete. Me refería a los que se cometieron en muchos pueblos manchegos durante la guerra motivados por razones abyectas y favorecidos por la sensación de impunidad que tenían algunos.
Sin duda, ud. sabe que los motivos de la guerra aquella son mucho más complejos que el asesinato del líder de la oposición o la persecución a unos u otros grupos políticos.

Le pido que rectifique por llamarme cruel, dice que lo hace y ¿vuelve a hacerlo? ¡Curiosa rectificación! Repito: Yo no lamento que se hayan salvado niños, mujeres u hombres honrados sean militares o milicianos o civiles. Digo que en ese barco huyeron criminales, con las manos manchadas de sangre, y eso me parece que justifica que no se haga un homenaje. Repito: No lamento que se salvase gente honrada, pero no me parece merecedor de un homenaje un barco en el que (también) huyeron criminales. Es más, diría que el hecho de que esos hombres y mujeres honrados no hayan repudiado a los asesinos que huían junto a ellos no habla en su favor, desde luego.

¿Dónde he dicho yo que para no ser revanchistas haya que tapar la historia? Fíjese que lo que pretendo es justo lo contrario: dejarla bien clara: En aquél barco huyó (también) gente que no tenía nada de heroica, de elogiable, de imitable, ni de honrada . Estoy de acuerdo con parte de lo que dice tratar de falsear [la historia] u ocultarla para favorecer a un bando (...) eso sí que es revanchismo . Totalmente de acuerdo. Pero yo pienso si tanto es para el bando que ganó la guerra como si es para el que la perdió.
Y, me parece, que hoy hay gente que trata de poner un tupido velo sobre parte de la historia. Igualito que hizo Franco cuando gobernó, con la otra parte, claro.

Hace mucho tiempo, mucho la verdad, me di cuenta de que en internet los nombres, incluso las fotos, no significan nada. En menos de 5 minutos puedo hacerme un perfil con nombre, dirección de email, foto, historial en facebook, etc. absolutamente falso y e incluso a un experto le costaría averiguar si es cierto o no. En su blog puedo aparecer como que me conecto desde Nueva York o desde Sevilla sin haber estado en ninguno de esos sitios, sin ningún esfuerzo (por si no lo conoce ponga en google surf anonymously y verá la cantidad de medios para hacerlo).
A mí, los nombres en internet, no me dicen nada por el motivo que le he dicho. Por eso, hace ya tiempo decidí no poner en foros ni blogs de internet el que pone en mi DNI. Eso no quiere decir que no quiera dar la cara, es que las "caras" que se ponen en internet no tienen ninguna verosimilitud.
Por supuesto, no tengo motivo alguno para temerle. Y por lo que veo sigue sin poder dar ningún motivo racional para pensar de mi lo que ha escrito

y 7º Reconozco mi error y le presento mis disculpas por haberle confundido con esa otra persona que, a veces firma como 'epoca' y otras pone un nombre tan parecido al suyo y a veces los dos. No sé si realmente lo hace con ánimo de confundir (en mi caso lo consiguió) o es que realmente hay coincidencia, pero tampoco me importa. Mis disculpas por haberle confundido con personajes cuyos argumentos son el insulto y la ofensa a los antepasados.

Anónimo dijo...

Al señor "Anónimo":
Creo que esta conversación no nos va a llevar a ningún sitio, señor "anónimo", y lo siento. Porque su principal argumento es que como, según usted, en el Stambrook viajaban algunos asesinos de Albacete, el capitán Dickson no merece ningún homenaje. Aun en el caso de que fuera cierto lo de los presuntos asesinos, el capitán Dickson hizo una acción encomiable, al arriesgar su vida y su barco para salvar a 3000 desesperados que, evidentemente, no eran asesinos en su mayoría o en su totalidad. ¿Qué debería haber hecho, preguntarles uno a uno: "Oiga, ¿es usted un asesisno?" Es la desinteresada acción del capitán la que hemos homenajeado merecidamente; porque al contrario de otros capitanes que solo admitieron a los que les pagaron el pasaje, o que ni siquiera se atrevieron a entrar en el puerto y ser atacados por los barcosde Franco, el lo hizo por caridad, por piedad hacia personas desesperadas.
Po0r otro lado, en una frase que me parece confusa y que quizá no he entendido bien, usted parece dedir que el golpe militar estaba justificado por los asesinatos cometidos en pueblos manchegos y Albacete durante la guerra. Hombre, el golpe fue primero y la guerra después. Y la ola de violencia fratricida que la guerra trajo consigo la provocaron los golpistas que comenzaro esa guerra matando a diestro y siniestro desde el principio del golpe.
Yo repudio toda violencia, soy enemigo de la pena de muerte y me asquean los asesinatos, así que le ruego que no interprete de ningún modo que justifico nada. Simplemente, me parece de Dickson fue un gran hombre y merece un homenaje. Sus hijos nos dijeron que él no era político y que si las personas desesperadas hubieran sido del otro bando, las hubiera admitido en su barco igualmente. Eso le honra.
Para terminar. No me gusta hablar con gente que no se identifica. Así que si persiste usted en firmar como0 "Anónimo", ni le publicaré ni contestaré a ningún otro comentario.
Atentamente,
Miguel Ángel Pérez Oca.

Begoña dijo...

Tan sólo quería preguntarle a "anónimo" si por un casual estuvo en la conferencia de Julio Aróstegui, uno de los grandes historiadores de este país. Creo que de manera objetiva dejó bien claro que en la guerra hubo muertes por ambas partes, debido a que es lo que es, una guerra. Pero tembién dejó especialmente claro, que los rebeldes tenían un plan de eliminación de todos sus enemigos, dicho en los escritos del general Mola, y a ello se pusieron nada más cruzar el estrecho. La reacción del gobierno legítimo del país no fue agachar la cabeza, sino defender lo que los ciudadanos habían elegido en las urnas y por supuesto que hubo muertos, como he dicho antes, es una guerra, pero como dijo Aróstegui, es una respuesta ante el ataque.
La cuestión de la que habla de los problemas entre vecinos de muchas poblaciones también fue tratada en la conferencia. Muchas personas que tenían enemistad con otra, tanto de un lado como del otro, aprovecharon el ambiente de guerra para vengarse de sus enemigos de antaño, sin que entrara aquí ni la política ni la cuestión de la ideología.
Yo sí pienso que la acción del capitán Dickson es digna de homenajear, porque en ningún momento preguntó a nadie de qué ideología eran, tan sólo subió a cuanta más gente mejor a su barco para librarles de una muerte o una represión de 40 años.
Es muy cierto que en ese barco habría personas que habrían matado a otras, al igual que los que se sublevaron contra el gobierno de España, es lo que tiene una guerra, que todos matan.
Creo que la responsabilidad hay que pedirla a los que luego, sin ser un estado de guerra, se dedicaron a matar a todo el que no estuviera de acuerdo con ellos. Eso es lo inhumano, y es lo que hay que condenar.

Anónimo dijo...

Tengo que estar de acuerdo con ud. por dos motivos:
No vamos a llegar a ningún acuerdo. Yo creo que no se debe homenajear a quien ha ayudado a huir a asesinos y a ud. le parece que eso no es importante porque otros a los que ayudó no lo eran. Son posturas distintas y cada uno tenemos la nuestra. Yo no veo nada de lo que alegrarme en que huyeran delicuentes y a ud. no le he leído la más mínima crítica sobre eso. No quiero pensar los casos que ud. debe homenajear, pero cada uno pensamos de una forma. Eso es lo bueno de que haya libertad.

Tampoco vamos a llegar a ningún acuerdo porque a ud. no le veo capaz de rectificar sus errores. Y con ello no me refiero al tema de fondo, sino a reconocer que ha hecho comentarios sobre cosas que yo ni había dicho ni escrito.

Ya sé que no me va a publicar este comentario, porque ya le dije que no iba a poner un nombre abajo. Pero si le dijera que me llamo XXX Pérez Oca, le mando un DNI donde lo ponga y con una foto con cierto parecido físico a ud. ¿verdad que no lo aceptaria?. Pues con un par de programillas de esos gratuitos me costaría unos diez minutos. Por eso, un nombre, una foto, un perfil no son creibles. Por eso no me molesto en montar uno. Pero respeto a quien quiera creerselos.

Miguel Ángel Pérez Oca dijo...

Al señor "Anònimo".
Como ya le dije, y haciendo una última excepción a mi advertencia, esta es la última vez que le publico un escrito sin que se identifique; entre otras razones, por una muy práctica: Si acepto firmas anónimas, no podré saber si dos comentarios firmados por "Anónimo" pertenecen o no a la misma persona. Y también porque una mínima nocion de cortesía debería hacer que usted respetara esa elemental norma de buena educación.
Solo le diré que Dickson no estaba ayudando a asesinos sino a gente desesperada. Que alguna de esas personas fuera un asesino, ni lo sabía ni tenia obligación de saberlo. ¿O Shindler, el de la famosa lista, pedía certificado de buena conducta a los judíos que salvó? ? Y la madre Teresa de Calcuta, atendía a los enfermos terminales según su comportamiento anterior? Vamos, hombre, no me diga que no sé rectificar mis errores. Creo que debería usted empezar corrigiendo el suyo, garrafal y de principios, que le hizo cometer la imprudencia de negar el derecho de un hombre honrado a recibir un homenaje por haber salvado gente de la muerte y la cárcel, en su mayor parte, si no en su totalidad, inmerecidas. Ah, y no me diga que no quiere pensar en qué cosas acostumbro yo a homenajear. No creo que me crea capaz de alabar a canallas, delincuentes y asesinos, esos sí, seguro, como el general Franco y su pandilla de mafiosos traidores a la Patria, ¿verdad? Ni de ese bando ni de ningún otro.
En fin, amigo, con su pan se lo coma.
Y ya le digo, este es el último comentario que le publico; más que nada por no darle el gusto de poder decir que no se lo he publicado. Pero esta vez sí, desde luego, es el último.
Siento mucho, por usted, esa falta de caridad que nos ha manifestado.
Miguel Ángel Pérez Oca.