sábado, 2 de julio de 2016

ESPAÑA ES UN PAÍS ENFERMO.






























Todavía desconcertado por los resultados de las elecciones del 26 de junio, me pregunto cuál puede ser la causa de que tantos españoles hayan votado a un PP colmado de corrupción, y a la política del señor Rajoy (D. Tancredo), el político mas inoperante e indolente de toda la historia española, con sus recortes, su falta de interés por las clases menos favorecidas, los desahucios y demás. Y, sobre todo, cómo puede ser que lo hayan votado tantos españoles modestos sin sentir remordimientos de conciencia ni advertir lo tontos que han sido. Porque, seamos claros, el que vota a unos corruptos, o es un corrupto en potencia que también lo sería si tuviese ocasión, o es un cómplice moral, o es bobo. Pero, claro, seamos analíticos y veamos las cosas con la necesaria perspectiva histórica: España ha sido el único país de la Historia en el que los fascistas ganaron la guerra (Hitler acabó suicidándose y Mussolini fue fusilado y colgado boca abajo en una verja de Milán, pero Franco se murió de viejo en la cama). Un lavado de cerebro ejercido, entre otros, por los educadores de la Iglesia Católica durante 40 años, puede producir el Síndrome de Estocolmo en toda una población. He leído un chiste gráfico en el que Franco dice: "Si llego a saber que son tan tontos, me presento a unas elecciones". Realmente, si Franco hubiera convocado elecciones en los años 60 ó 70 es muy probable que los franquistas las hubieran ganado. Tengamos en cuenta que estos 40 años de lavado de cerebro eran la continuación de un genocidio de intelectuales, educadores, políticos y sindicalistas de izquierdas, que fueron fusilados, asesinados en cunetas o salvaron la vida exiliándose, de modo que el pueblo se quedó sin líderes de opinión que pudieran desautorizar los dogmas impuestos por los vencedores.

Dicen que no hay cosa más tonta que un pobre de derechas, pero en España, además de pobres de dinero, ha habido una gran cantidad de pobres de información y cultura. Todo esto, añadido a la supervivencia actual de viejos franquistas o de descendientes de ellos, que se beneficiaron en su día de las prebendas del régimen, hace que pervivan hoy día amplios sectores de la población con ideologías ultra conservadoras, en una cantidad anormal para esta zona de Europa. Cuando se dice que en España no hay partidos de extrema derecha homologables a los de los Le Pen en Francia, no es verdad; porque en España el partido de extrema derecha es el que ahora está gobernando, y que gobernó con Aznar y ahora con Rajoy. Por eso, en comparación con el PP, el tibio PSOE de Suresnes pasó durante años por ser el partido de la Izquierda genuina, mientras el PC  (ahora IU), era temido y marginado por una población intoxicada por la propaganda franquista de tantos años. España está enferma y su democracia es un régimen vigilado y condicionado por los señoritos de siempre, defendidos a capa y espada por el PP y sus votantes, muchos de los cuales, al votar a los tardo franquistas que dominan la cúpula "popular", se echan piedras a su propio tejado, pensando que defienden una paz y una seguridad que no es mas que la continuación de un régimen totalitario que implantó la paz de los cementerios y la tutela policial y militar.

Si a esto sumamos los protagonismos, sectarismos e hiper idealismos seculares de la izquierda, más las desconcertantes maniobras de marketing de los dirigentes de la formación de políticos emergentes que se creen que han descubierto el huevo frito a estas alturas, ya tenemos aquí el resultado inevitable de las pasadas elecciones, para nuestra desgracia. Ahora toca preguntarse, cada cual: ¿Qué he hecho mal? Pero la autocrítica le sienta mal a muchos políticos, ¿verdad?

Seamos conscientes de que la izquierda española se enfrenta a desafíos incomparablemente más fuertes que los que ha de afrontar la izquierda de otros países; porque España es un país enfermo de Síndrime de Estocolmo, de cobardía de serviles y de admiradores de chorizos. Y así, mientras no espabilemos y nos ciñamos a la realidad, no iremos a ninguna parte; porque los tiempos exigen un radical cambio de paradigmas que ha de darse en Europa, o nos quedaremos, una vez más, sumidos en el secular atraso que desde Fernando VII nos ha convertido en el hazmerreir de nuestros vecinos... una vez más.

Qué pena.   

4 comentarios:

EUSEBIO PÉREZ OCA dijo...

Solo un comentario: Franco se presentó a las elecciones ......después de muerto y sigue ganándolas. Aquí tenemos un problema que de forma machista se diría: FALTA DE HUEVOS.....Curas , banqueros y militronchos con privilegios y mucha falta de valor para decir las cosas claras. ¿O Es que lo de Sanchez es otra cosa?. Sanchez ya se ha situado fuera de la izquierda. No valen coplas. Solo hay algo positivo: tenemos 71 diputados de izquierdas y algunos sueltos, progres, en la periferia. (ERC, BILDU). Lo demás MIERDA.

Eusebiet el escatológico.

Miguel Ángel Pérez Oca dijo...

Bueno... De acuerdo en casi todo; aunque el nacionalismo enfermizo (como todos los nacionalismos) y utópico de ERC y BILDU no me parece muy de izquierdas, aunque ellos se definan así. Recuerda: "Proletarios del Mundo, uníos". Como dijo Lenin: El nacionalismo es cosa de pequeños burgueses. Claro que con Rajoy al frente de un país donde la corrupción no paga en las urnas, a cualquiera le dan ganas de irse. Desde luego la independencia no va a salvar a Catalunya y Euzkadi de la crisis planetaria. Y ojo, que allí también hay señoritos, en el PNV y en Convergencia Comosellame Ahora, que tendrán el apoyo del Capitalismo Internacional.Es mi opinión.

EUSEBIO PÉREZ OCA dijo...

Es cierto, el nacionalismo en la periferia es un producto más del franquismo. Refleja la incapacidad de solidarizarse con el vecino y sin embargo someterse al señorito. PNV, CDC. La única condición es que te garanticen ser "de casa". Si tuvieran memoria los trabajadores de Euzcady o Catalunya recordarían a los pistoleros del "Sindicato Libre" o los señoritos de Neguri. Ya te digo, solo progres de pose. A mi las banderitas me sirven para poco. Como parte de una cultura bien. Para separar pueden meterselas por el culo. A mi me interesa más la solidaridad de un ser humano de categoria como Dikcson. Recordemos como se comportaron los señoritos catalanes y vascos en tiempos de Franco. El cabrón no se atrevía a venir a Alicante y sin embargo veraneaba en San Sebastian. Ya has visto como reculan los británicos al ver lo que pueden perder. Así paga el diablo a quien bien le sirve. Ellos han apuntado a una Europa de señoritos y hasta cierto punto es lógico el que la gente pase de una Europa de mercachifles y corruptos. Ante esto vemos como los nacionalistas pretenden sacar tajada. Por eso digo digo lo de los HUEVOS. Hay que se valiente para ceder ante la realidad.....salvo que la "realidad" no sea la que se ve. Lo digo por el traidor Sanchez. Sus barones dicen que los electores les han mandado a la oposición. ¿Seguirá siendo tan sinverguenza de decir que Podemos y el PP han hecho una pinza contra ellos?. El tal Gonzalez lo dijo de Anguita. Anguita le respondió y la prensa lo acalló. El PSOE votó en un año trescientas propuestas del PP en las Cortes. Izquierda Unida solo 23 ó 24. ¿De que pinza hablaba el muy cara dura?. El hombre es el único burro que tropieza dos veces con la misma piedra. Y el votante del PSOE es un burro de costumbres.

Eusebio.

barechu dijo...

Enfermo de corrupción, con todos los deberes por hacer, un país así no va ni a la vuelta de la esquina.