martes, 25 de enero de 2011

DON TANCREDO RAJOY



La figura de Don Tancredo, ese "héroe" de las antiguas charlotadas, o "espectáculos cómico-taurino-musicales", cuyo mérito consistía en quedarse quieto como una estatua sobre un pedestal, para que el toro no viera en él un ser vivo y no lo atacase, se ha dado muchas veces en la Historia, no es nueva. El general Kutusof, vencedor de Napoleón, fue un gran Tancredo bélico. Si limitó a permanecer impasible, sin contraatacar a los franchutes que invadían la Santa Rusia hasta conquistar Moscú. El astuto general esperaba la llegada de un poderoso aliado, el Invierno, que dejó a los invasores hipotérmicos, hambrientos y temblorosos, y entonces los atacó en su retirada, y los hizo polvo. La sabiduría musulmana promociona el tancredismo cuando nos regala ese proverbio en el que se recomienda sentarse uno a la puerta de casa a ver pasar el cadáver de su enemigo. Y lo mismo hacen los corredores de fondo que se colocan enmedio del pelotón en espera de que los impacientes que se han puesto a la cabeza desfallezcan y entonces ganarles en el sprint final.

Bueno, pues eso es lo que está haciendo el señor Rajoy, con el apoyo de sus muchachos del PP. Se ha sentado y se ha quedado quieto, soltando insinuaciones y acusaciones contra su enemigo ZP, del que pretende que nos creamos que es el culpable de todos los males que aquejan a este país. Confían en que la gente, que según ellos es muy simple, despeje esta sencilla regla de tres: "Las cosas van muy mal, ¿sabes, nene? - el que gobierna es Zapatero, ¡huy, qué malo es! - el PP no gobierna aún y es muuuuuuy bueno - Así que tienes que votar al PP, bonito, y serás un nene guapo y las cosas se arreglarán enseguida, anda."

El secreto está en practicar el tancredismo y no decir ni mu de cuál es su verdadero programa electoral. Porque, claro, si nos dijeran que en cuanto gobiernen ellos van a aplicar las mismas reformas que ha llevado a cabo Zapatero, pero desprovistas de cualquier veleidad social, pues no los votaría nadie. Ellos nos dicen y nos repiten, una y otra vez, que los sociatas lo están haciendo muy mal, que improvisan, que no saben por dónde van, pero se guardan mucho de decirnos que si ellos gobernasen harían EXACTAMENTE lo mismo, pero sazonado con retrocesos en la ley del aborto, el matrimonio gay y las dotaciones sociales. Y confían en que cuando ellos accedan al poder, ZP ya les habrá hecho el trabajo sucio, y ellos no tendrán que tomar medidas impopulares. Y, desde luego, si han de tomar algunas, dirán que son acciones quirúrgicas necesarias para paliar los daños que ha hecho el pérfido y rojo gobierno anterior.

Ya se sabe que en este país no es la oposición la que gana las elecciones, sino el Gobierno quien las pierde. Así que el eterno aspirante Rajoy ha optado por quedarse catatónico, no vaya a meter la pata, como cuando dijo que él haría lo mismo que el premier inglés - o sea, lo mismo que todos los líderes europeos, incluído ZP -, y se le vea el plumero.

Y como la gente, según deben creer ellos - no sé si con razón o sin ella -, ES TONTA, pues, nada, los votarán mayoritariamente y, hala, a gobernar y poner la marcha atrás al progreso social, a la normalización y la europeización de España, a retroceder en las autonomías, a centralizarlo todo, a olvidarse de la ley de dependencia, a fomentar la enseñanza privada para los señoritos, a joder la sanidad y el que quiera un buen médico que se lo pague, y a ir todos en procesión detrás de Rouco y sus secuaces hacia la recatolización de la Santa España; y sobre todo a amordazar a los jueces que intenten sanear los trapos sucios de la corrupción - ya han empezado con Garzón -. Pues qué bien. Y como en cuatro años se pueden hacer muchas tropelías y hasta se puede manipular la democracia para perpetuarse en el machito, pues a callar se ha dicho. Aznar se saldrá con la suya y gobernará en la sombra, sujetándo de las gónadas al manipulable y débil Rajoy, con su talón de Aquiles. La élite derechona de toda la vida volverá a sus cortijos, sus prebendas y sus viejos privilegios de sangre, derecho de pernada incluido, y todos a cantar el Cara el Sol en la intimidad... No veas.

Después oiremos a los que les habrán votado quejarse y lamentarse, después vendrán las vestiduras rasgadas y el crujir de dientes. Pues, queridos IDIOTAS - no me refiero a tí lector, a menos que pienses votar al PP -, os tendréis que joder y aguantaros, porque vosotros lo habréis traído democráticamente. ¿O es que ya no os acordáis que Hitler accedió al poder en unas elecciones democráticas? Que la democracia no cae del cielo, sin esfuerzo de nadie. Que hacer el jilipoyas en política cuesta muy caro. Que perder el tiempo en la tele basura y no informarse bien de lo que uno vota, le quita el derecho a protestar después.

Pensadlo bien, ingénuos, cómodos, ciegos, obnubilados, tontos... pensad bien lo que vais a votar, que a lo mejor nos jodéis a todos con vuetra puñetera superficialidad, con vuestra tonta frivolidad política. Que las cosas son mucho más complejas que los chismes de la tele.

Aunque también hay quien dice, cargado de razón, que no puede uno rebajarse a practicar el voto útil y que debe ser leal a sus convicciones, por dignidad, aunque se repita lo de Numancia. Estos no son tontos, son algo mucho peor, son los aguafiestas de la izquierda, los tiquis miquis, los que hunden el barco en su afán de rebañar unos votos y ser "un partido bisagra" u otro espejismo parecido. Así que entre los listos y los idiotas, la casa se queda sin barrer y viene don Tancredo y nos da por el saco.

Anda, haced un esfuerzo y pensad un poquito, por favor. Que las cosas están mal. Que las soluciones que se están aplicando pueden ser chapuceras y sesgadas por las imposiciones de un Sistema demasiado poderoso, sí, SÍ... Pero, la alternativa es RAJOY y sus tancreditos. Y eso, amigos míos, es peor, muuuuucho peor. Se trata de elegir entre ir hacia adelante, aunque sea muy despacio, o ir para atrás. Y no hay más cera que la que arde.

En fin, que no nos pase ná.

He dicho.

Miguel Ángel Pérez Oca.

2 comentarios:

epoca dijo...

Un ejemplo claro de la actuación del PP en el poder es el rcorte por narices practicado a los funcionarios murcianos por el PPero Valcarcel y que ha hecho retroceder la situación de los funcionarios dependientes de la Comunidad Murciana a tiempos anteriores a los años 80. Además por decreto, sin negociar, pasandose por el arco del triunfo todas las Leyes y acuerdos que, legalmente, solo podrian ser revocados por negociación. Pero ya sabemos que democracia y PP son palabras opuestas. Para el que no sepa de que va este comentario os recuerdo el tema de la paliza al Consejero sr Cruz y la manipulación que del tema ha hecho el PP y sus medios de comunicación.

Eusebio Pérez Oca.

el rojata enmascarado dijo...

Bien, bien, pero un poco ¿demasiado? largo ¿no? para estos tiempos apresurados

http://ganaranlosmalos.blogspot.com/