jueves, 14 de agosto de 2008

DE LA TIERRA A LA LUNA.


Yo tenía cinco años y todavía no había empezado a ir a la escuela. Sin embargo, mi padre ya me había enseñado a leer y escribir. Me llevaba a la Biblioteca del Sureste (Ahora es la C.A.M.) y el bibliotecario me ponía tres tomos del Espasa sobre una silla, para que pudiera llegar cómodamente a la mesa de lectura. Mi padre buscaba un libro que tuviera bonitas ilustraciones y me lo colocaba delante, mientras él buscaba en la prensa extranjera las noticias de política que no podía leer en la nacional. Pero aquel libro era muy especial, se titulaba "De la Tierra a la Luna", y su autor, un tal Julio Verne. Me fascinaron sus ilustraciones, una de las cuales, la que más me impresionó, os la he puesto en este Blog. Y los dibujos me llevaron al texto, y así fue como a los cinco añitos, antes de ir a la escuela, ya me había leído esta famosa y premonitoria novela. Naturalmente, me salté algunos capítulos que me resultaban pesados o incomprensibles, sobre todo de la primera parte, cuando se calcula la órbita del proyectil y se fabrica el gigantesco cañón Columbiad, pero capté toda la trama de la historia y desde entoncés viví convencido de que los seres humanos llegarían un día a nuestro satélite. Unos veinte años después el sueño se hizo realidad y Armstrong puso su pie en la Luna. Mi padre ya no lo pudo ver, había muerto un año antes. Hace poco visité la ciudad de Nantes y contemplé el monumento dedicado a su hijo más famoso, Julio Verne. En él, un niño de bronce de unos cinco años sueña con el capitán Nemo que toma la posición de su nave submarina con un sextante. Y me identifiqué con ese niño soñador que a los cinco añitos ya había leído "De la Tierra a la Luna".

1 comentario:

Elías dijo...

Creo que somos unos cuantos los que perseguimos los libros de Verne y quién sabe si sus sueños cuando éramos más jóvenes y, tal vez, sigamos haciéndolo todavía.
"De la Tierra a la Luna", "Viaje al centro de la Tierra", "20.000 leguas de viaje submarino", "La isla misteriosa", "Un invierno entre los hielos"... ¿Puede encontrarse algún título más sugerente, que incite más a la lectura?
¿Se puede desarrollar más la imaginación?